La Santidad

Creo que los miembros del cuerpo de Cristo deben ser santos, es decir, apartados de todo pecado y consagrados al servicio de Dios. Por esta razón deben abstenerse de toda clase de prácticas, diversiones e inmundicias de carne y de espíritu (Levítico 19:2; 2 Corintios 7:1; Efesios 5:26,27; 1 Tesalonicenses 4:3,4; 2 Timoteo 2:21; Hebreos 12:14; 1 Pedro 1:16).

En la práctica de la santidad, debe evitarse toda clase de extremismos, ascetismos y privaciones que tienen cierta reputación de sabiduría, en culto voluntario y humildad y en duro trato de la carne, la cual es sombra de lo por venir, mas el cuerpo es de Cristo (Colosenses 2: 17,23). En lo que respecta a alimentos, sabiendo que “todo lo que Dios creo es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias” (1 Timoteo 4:4).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

La Sanidad Divina

Creo que la Sanidad Divina se obtiene por la fe (Marcos 16:18) Y que en caso de que algún hermano tenga necesidad de someterse a los cuidados y ministraciones de la ciencia médica, los demás no deben criticarlo, sino considerarse a sí mismos y guardarse de encontrar condenación con lo que ellos mismos aprueban (Romanos 14:22). SE recomienda que los miembros y ministros de nuestra Iglesia se abstengan de lanzar críticas indebidas a la ciencia médica, cuyos adelantos nadie puede negar y que se originan en la habilidad que Dios ha dado a los hombres para ir descubriendo los secretos del funcionamiento del organismo humano. Al mismo tiempo, los exhortamos a que no se opongan a las campañas de higiene, vacunación y limpieza que sean iniciadas por el gobierno, sino que, por lo contrario, colaboren decididamente en los lugares donde sea posible. Los enfermos deben ser ungidos con aceite en el Nombre de Jesucristo por ministros ordenados para que el Señor cumpla sus promesas (Juan 14:13; Salmos 103:1- 4; Lucas 9:1-3; 1 Corintios 12:9; Santiago 5:14-16).

 

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

El Juicio Final

Creo que hay un juicio preparado en el cual participarán todos los hombres que hayan muerto sin Cristo y los que estén sobre la tierra en el tiempo de su verificación. Este juicio se efectuará al final del milenio y también se conoce con el nombre de Juicio del Trono Blanco. La Iglesia con la aprobación del Gran Juez del universo, participará en este juicio en contra de todos los incrédulos, de acuerdo en lo que está escrito en los libros de las obras que Dios tiene preparados.

Al terminarse este juicio, los cielos y la tierra que hoy existen serán renovados por fuego y los fieles habitarán en la Nueva Jerusalén. La dispensación cristiana habrá terminado y entonces Dios volverá a ser todas las cosas en todos (Daniel 7:8-10, 14, 18; 1 Corintios 6:2,3; Romanos 2; 16; 14; 1 Corintios 5:10; Apocalipsis 20:5-15; 21:1-6).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

El Levantamiento De La Iglesia Y El Milenio

Creo que la Iglesia, compuesta por los fieles muertos en el Señor y los fieles que estén sobre la tierra en el momento del Rapto, será levantada para ir a encontrar a su Señor Jesús en los aires y participar en las Bodas del Cordero. Después vendrá con el Señor a la tierra para hacer el juicio de las naciones y reinar con Cristo mil años. Este período será precedido por la Gran Tribulación y la batalla del Armagedón, a la cual dará fin el Señor cuando descienda sobre el Monte de los Olivos con todos sus santos (1 Tesalonicenses 4:13-17; 1 Corintios 15:51-54; Filipenses 3:20,21; Isaías 65:17-25; Daniel 7:27; Miqueas 4:1-3; Zacarías 14:1-16; Mateo 5:5; Romanos 11:25- 27; Apocalipsis 20:1-5).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

La Resurreccion De Justos E Injustos

Creo que habrá una resurrección literal de los muertos en el Señor, en la cual serán cubiertos con un cuerpo glorificado y espiritual, con el cual vivirán para siempre en la presencia del Señor (Juan 5:29; Hechos 24: 15; 1 Tesalonicenses 4:16; Job 19:25-27; Salmos 17:15; 1 Corintios 15:35-54). Los cristianos que estén en pie, en el momento en que el Señor recoja a su Iglesia serán igualmente transformados y así irán a estar con el Señor para siempre en gloria (1 Tesalonicenses 4:18; 1 Corintios 15: 51,52).

También que habrá resurrección de injustos pero estos despertarán del sueño de la tumba sólo para ser juzgados y oír la dura sentencia que los hará herederos del fuego eterno (Mateo 25:26; Juan 5:29; Apocalipsis 20:12-15; Marcos 9:44; Daniel 12:2).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

La Resurrección De Jesucristo

Creo en la resurrección literal de nuestro Señor Jesucristo que se efectuó en el tercer día de su muerte, como lo relatan los evangelistas (Mateo 27:60-64; Marcos 16:1- 20; Lucas 24: 1-12, 36-44; Juan 20:12-20). Esta resurrección había sido anunciada por los profetas (Isaías 53: 12) y es necesaria para nuestra esperanza y justificación (1 Corintios 15:20; Romanos 4:25).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

La Cena Del Señor Jesucristo

Creo en la práctica literal de la Cena del Señor Jesucristo que él mismo instituyó (Mateo 26:26-29; Marcos 14:22-25; Lucas 22:15-20; 1 Corintios 11:23-26).

En esta divina ordenanza se debe usar pan sin levadura, que representa el cuerpo sin pecado de nuestro Señor Jesucristo, y vino sin fermentar, que representa la Sangre de Cristo, que consumó nuestra redención. El proposito de esta ceremonia es conmemorar la muerte de nuestro Señor Jesucristo y anunciar el día en que regresará al mundo y al mismo tiempo para dar testimonio de la comunión que existe entre los creyentes. Ninguna persona debe participar de este acto si no es miembro fiel de la Iglesia y está en plena comunión, pues al hacerlo sin cumplir estas condiciones, no podrá discernir el cuerpo del Señor (1 Corintios 10:15-17; 11:27,28; 2 Corintios 13:5).

El Señor Jesus, al terminar de tomar una cena con sus apóstoles celebró un acto que de momento los maravilló y que fue el lavatorio de pies. Al terminar este acto, el Maestro explicó a sus discípulos el significado de él, y les recomendó que se lavasen los pies los unos a los otros. La Iglesia practica este acto en combinación con la Cena del Señor Jesus o indistintamente como un acto de humildad y confraternidad cristiana (1 Timoteo 5:10).

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario

El Bautismo En Agua

El bautismo en agua, es por inmersión y en el Nombre de Jesucristo. El bautismo debe ser por inmersión, porque sólo así representa la muerte del hombre al pecado, que debe ser semejante a la muerte de Cristo (Romanos 6:1-5). Y en el Nombre de Jesucristo, porque ésta es la forma en que los apóstoles y ministros bautizaron en la edad primitiva de la Iglesia, según lo prueban las Sagradas Escrituras en (Mateo 28:19) Aquí encontramos el mandamiento, y su cumplimiento en (Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:6; 22:16).

Publicado en Evangelismo, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

La Iglesia

La Iglesia de nuestro Señor Jesucristo es única, universal e indivisible, formada por todos los creyentes, sin distinción de nacionalidad, idioma, color o costumbres, que hayan aceptado a nuestro Señor Jesucristo como su único y suficiente Salvador y hayan sido bautizados en el cuerpo por el Espíritu Santo (1 Corintios 12:13). Los lazos que unen a los miembros de la Iglesia son el compañerismo, amor, la fe común, y su estandarte o bandera es el Nombre de Jesucristo, ante cuyo emblema impactante marcha gallardamente la Iglesia, imponente como ejércitos en orden (Cantares 6:10).

La iglesia tiene poder sobre las puertas del infierno (Mateo 16:13-19) Por eso la iglesia tiene el poder para predicar el evangelio a de nuestro Señor Jesucristo y sacar o liberar a las almas encarceladas por el enemigo (Lucas 10:19)

Publicado en Evangelismo, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

El Espiritu Santo

Creo en el Espíritu Santo, prometido por Dios en el Antiguo Testamento y derramado después de la glorificación del Señor Jesucristo, que es quien lo envía (Joel 2:28,29; Juan 7:37-39; 14:16-26; Hechos 2:1-4,16-18).

Además la demostración de que una persona ha sido bautizada con el Espíritu Santo, son las nuevas lenguas o idiomas en que el creyente puede hablar y que ésta señal es también para nuestro tiempo.

El Espíritu Santo es potencia o poder que permite testificar de Cristo (Hechos 1:8) y que sirve para la formación de un carácter cristiano más agradable a Dios (Gálatas 5:22-25). El mismo Espíritu da dones a los hombres, que sirven para el fortalecimiento y la edificación de la Iglesia (Romanos 12:6-8; 1 Corintios 12:1-12; Efesios 4:7-13). No es de propiedad privada de que haya algún hombre con la facultad de impartir a otro algún don, pues “todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” (1 Corintios 12:11). “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo” (Efesios 4:7).

Todo siervo de  Jesucristo debe buscar el Espíritu Santo y tratar de vivir constantemente en el Espíritu, como lo recomienda Romanos 8:5-16; Efesios 5:18; Colosenses 3:5.

El Espíritu Santo se manifiesta como el quiere y cuando él quiere, según la necesidad y las circunstancias que está pasando el cristiano o la iglesia. Hechos capítulos 2.  9.  10. y 19.

Publicado en Declaracion doctrinal | Etiquetado | Deja un comentario