LO QUE NECESITAMOS PARA MADURAR ESPIRITUALMENTE Por Jaime Bouchillon


Introducción
Hace poco en la iglesia local supimos de un niño prematuro que se encontraba en grave estado de salud.
Tenía una bolsa de líquido en su pulmón derecho y un agujero en su corazón que había que operarle. La
comunidad cristiana se unió en oración y Dios hizo desaparecer el líquido durante la noche. Los médicos y las
enfermeras notaron la rapidez con la que el niño mejoró y llegaron a la conclusión de que fue por las muchas
personas que oraron por él. También encontraron que el agujero de su corazón se había cerrado y no hubo
necesidad de operarlo. El niño ahora respira sin necesidad de tener oxigeno puro. Lo movieron a otra área de
Cuidados Intensivos, donde están los niños no tan graves. Días después intentaron a darle su leche materna en
un biberón, pero él tenía dificultad para saber chupar y tragar a la vez. Volvieron a intentarlo unos días
después, cuando él iniciaba la semana 35 de su vida.
Poder chupar y tragar la leche es esencial para su desarrollo y su vida. Su pequeño cuerpo no tiene la
capacidad todavía para digerir otro alimento. Para un recién nacido tomar su leche es vital. Además de dormir,
llorar y ensuciar su pañal, tomar leche es lo que un recién nacido hace.
Transición
Sabiendo esto, el apóstol Pedro exhortó a los creyentes en su primera epístola a tomar la leche espiritual
no adulterada, para poder crecer espiritualmente. Lo leemos en 1 Pedro 2:1-3.
Lección
I. Una exhortación acerca de lo que es necesario para madurar espiritualmente.
A. Desechar las cosas perjudiciales y desear lo que es esencial y vital para crecer.
Pedro no dice que estos creyentes fueran recién nacidos espiritualmente, sino que los
exhorta a que deseen la leche espiritual no adulterada COMO niños recién nacidos.
Primero les indica que deben:

  1. Desechar toda malicia
  2. Desechar todo engaño
  3. Desechar hipocresía
  4. Desechar envidias
  5. Desechar todas las detracciones
    Al leer esta lista, entendí las primeras cuatro cosas, pero no entendí la quinta:
    ¿Qué serán las detracciones?
    B. La palabra detracciones de la frase “todas las detracciones” es una de cuatro palabras que se
    usan para traducir esa palabra griega. La palabra detracciones viene del verbo detractar. El
    que detracta es un detractor. ¿Entienden el significado ahora? Yo tampoco.
  6. La palabra griega que aquí se traduce como detracciones en otras ocasiones se traduce
    como lenguaje malo, calumnia y denigración. Así que podríamos traducir 1 Pedro 2:1 como
    “todas las denigraciones” o “todas las calumnias”.
  7. “Todas las calumnias” entiendo mucho mejor este concepto porque mucha más gente
    usa estas palabras. ¡Fíjense en el nivel de entendimiento cuando leemos 1 Pedro 2:1 de
    esta manera!
    Por Jaime Bouchillon
    C. Meditando en las calumnias, pensé en Santiago 4:11, que contiene el verbo griego del cual se
    deriva la palabra griega traducida como detracciones en 1 Pedro 2:1. Este verbo que se traduce
    como murmurar en Santiago 4:11 puede también ser traducido como (1) hablar contra
    alguien, (2) hablar mal de alguien, (3) denigrar y (4) calumniar.
    D. Santiago 4:11 contiene un mandamiento de Dios para todos los hijos suyos.
    “Hermanos, no murmuréis los unos de los otros.”
  8. En mi opinión las palabras detracciones de 1 Pedro 2:1 y murmurar de Santiago 4:11
    son palabras que no comunican tan claramente lo que sí comunican las palabras
    calumnias y calumniar, que son traducciones posibles para esas palabras griegas. No
    sentimos la fuerza de las palabras detracciones y murmurar porque no las usamos tanto.
    Usamos mucho más las palabras calumnias y calumniar.
  9. ¡Fíjense en Santiago 4:11 leyéndolo con estas otras palabras! “Hermanos, no
    calumniéis los unos a los otros. El que calumnia al hermano y juzga a su hermano,
    calumnia a la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley,
    sino juez.”
  10. Deseamos tomar la leche espiritual no adulterada, con toda su fuerza y su pureza. Es
    decir, que deseamos apropiarnos de los mandatos divinos y aprovecharlos en nuestra
    vida.
    ¿Por qué?
    II. Porque si calumniamos, pecamos. Quebramos el mandamiento de Dios escrito en Santiago 4:11.
    ¿Qué diferencia hay entre “¡No matarás!” y “¡No os calumniéis los unos a los otros!”?
    III. Si calumniamos, tomamos un derecho que no nos corresponde.
    A. Porque todos nosotros somos hermanos. Según Santiago 4:12, sólo el dador de la ley, es decir,
    Dios, es el único que tiene el derecho para juzgar. Sólo él tiene el derecho de salvar y perder. No
    debemos tomar la posición de autoridad de Dios.
    B. Dios quiere que seamos hacedores de su ley. Santiago 1:22 lo dice explícitamente.
    IV. Una palabra para las hermanas
    A. Para las hermanas que deseen que sus maridos sean reconocidos como diáconos y pastores de la
    iglesia: ustedes deben llenar cuatro requisitos. 1 Timoteo 3:11 los menciona. Uno es que no
    sean calumniadoras.
    B. Para las hermanas de más edad: ustedes tienen que llenar requisitos para poder merecer enseñar a
    las mujeres más jóvenes. Uno de ellos es no ser calumniadoras. Tito 2:3
    C. Dios quiere que la hermana de más edad enseñe a la mujer de menos edad a no ser
    calumniadora. ¿Cómo puede hacer esto? Por su conducta, ella misma no debe ser
    calumniadora.
    V. ¿Cómo puede una persona calumniadora aprender a no ser calumniadora?
  11. Debe entender que calumniar es pecado.
  12. Debe entender que calumniar es desobedecer a Dios.
  13. Debe entender que Dios quiere que las mujeres sean prudentes. Tito 2:5 (y la prudencia
    también se aplica a los varones)
  14. Debe entender que calumniar es criticar, es hablar negativamente, es hablar para arruinar
    la reputación de otra persona.
  15. Debe entender que si necesita hablar con alguien, mejor que sea con su marido (o esposa)
    que con sus amigas (o amigos).
  16. Debe entender que Dios quiere que deseche el mal hábito de hablar mal, negativamente
    acerca de otra persona. Lo que decimos debe edificar al oyente. Ef. 4:29
    VI. Dios quiere que desechemos la calumnia y que deseemos sus mandamientos (la leche espiritual)
    para que crezcamos espiritualmente. El que calumnia es inmaduro espiritualmente.
    Conclusión
    Los papás de este niño prematuro desean que crezca para que pueda chupar y tragar sin ahogarse. Dios
    quiere que sus hijos, los creyentes verdaderos en Cristo, crezcan espiritualmente y lleguen a ser maduros. Para
    poder madurar, tenemos que desechar los malos hábitos que hemos desarrollado durante años: calumniarnos
    unos a otros. Debemos aceptar y aplicar en nuestra vida los mandamientos de Dios. ¡Seamos hacedores de la
    palabra de Dios!
    Usado con permiso.
    ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s